logo
Populate the side area with widgets, images, navigation links and whatever else comes to your mind.
18 Northumberland Avenue, London, UK
(+44) 871.075.0336
ouroffice@vangard.com
¡Síguenos!

Guatemala, el Principito y la Creatividad

Guatemala, el Principito y la Creatividad

La semana pasada tuve la oportunidad de conocer Guatemala, un país totalmente recomendable para visitar y muy, muy sorprendente. Sin embargo, no es mi intención hacer de este post una bitácora de mi viaje, sino más bien compartir unas reflexiones sobre la creatividad y el valor del desarrollo creativo que curiosamente he ido pensando durante el recorrido.

Me fui de viaje con una idea rondándome la cabeza, preocupado por las dificultades que estamos encontrando con muchos de nuestros contactos a la hora de transmitir el valor de la creatividad durante todo el proceso de trabajo, por qué es importante y por qué deberían dedicarle algo de tiempo (y dinero) a cultivarla.

Pues bien, sin dejar de pensar en cómo podíamos enfocar este problema llegué al lago Atitlán, un lugar cargado de misticismo, con un lago enorme formado sobre un antiguo cráter, rodeado de volcanes y pueblecitos (en los cuales, por cierto, se mantienen todas las costumbres indígenas) esparcidos a lo largo de toda la cuenca del lago. Allí, los locales nos comentaron como uno de los volcanes de ese lago en particular y la antigua capital de Guatemala (hoy Antigua, a secas) en general, habían servido a Saint-Exupéry como inspiración para dar vida a su relato “El Principito” en 1943.

Recordaba haber leído este libro en el colegio, pero al volver a retomar su lectura me he dado cuenta que entonces no entendí su verdadera intención. La gran sorpresa que me he llevado al releer este libro es que, aparte de haber descubierto la vinculación “paisajística” del relato con Guatemala, ha sido descubrir que propone (aún en forma de metáforas) de forma brillante algunos conceptos clave que tanto nos estaba costando explicar sobre la creatividad y el intentar plantearnos todo de una forma diferente. ¡Aunque lleguemos al mismo lugar de origen, siempre habremos aprendido algo!

Lo que más me gusta de este libro es que cada uno puede hacer su propia interpretación, pero para mí el personaje del Principito representa la curiosidad, el eje central de nuestro mundo cuando éramos pequeños y que la mayoría de adultos han ido perdiendo. “La curiosidad dura mientras queda algo por descubrir”. Si perdemos esta curiosidad por preguntarnos siempre el porqué de las cosas y si hay una forma diferente de enfocarlas, nos será muy difícil “ver más allá de lo evidente” y proponer temas que interesen a nuestros clientes.

el sombrero y la boa

“Mi dibujo no representaba un sombrero. Representaba una serpiente boa que digería un elefante. Dibujé entonces el interior de la serpiente boa a fin de que las personas grandes pudiesen comprender. Siempre necesitan explicaciones”

El personaje del piloto (el narrador), que no tiene tiempo para la curiosidad porque, según nos cuenta, tiene la urgente tarea de arreglar su avión, me recuerda bastante a muchos de estos contactos de los que comentaba. Siempre encuentran una excusa más urgente para evitar pararse a pensar cómo se podrían optimizar los recursos, cómo se podrían hacer las cosas de otra manera, cómo y quién podría encargarse de cada tarea… La célebre frase de Steve Jobs en su discurso en Stanford, “Stay hungry, stay foolish” viene a significar lo mismo: no te conformes con lo establecido, siempre pregúntate cosas, hazlas, equivócate pero no dejes de aprender en el proceso. Conozco mucha gente que idolatra y admira a este tipo y luego no comulgan con su ejemplo. La creatividad, así como la visión emprendedora requieren de cierta dedicación, comprensión y entrenamiento.

Solemos pensar que la creatividad está asociada únicamente al mundo de la publicidad y algunas artes más como podrían ser el cine, la música, la pintura, la escritura… cuando la realidad es que todos tenemos la posibilidad de ser creativos en nuestras vidas y en nuestros trabajos. Absolutamente todos contamos con la herramienta principal para hacerlo: la imaginación. Todos podemos crear, soñar y generar nuevas ideas. De hecho, si echas un vistazo a tu alrededor podrás darte cuenta de que todo lo que te rodea surgió alguna vez de una idea original (edificios, carreteras, vehículos, etc.). La innovación no es más que una serie de ideas creativas puestas en acción.

En esta época en la que los consumidores tienen tanta información a su alcance, la capacidad que tengas para desmarcarte y diferenciarte del resto de “la oferta” se hace todavía más relevante. Me cuesta mucho creer que todavía haya empresas que, teniendo la posibilidad de conocer mejor a su público, sigan valorándolos como simples datos o como una cuota de mercado sin ningún tipo de segmentación. A la hora de hacer marketing hoy en día, no deberíamos anteponer la estadística a las personas.

Como bien dice el Principito, “lo esencial es invisible a los ojos” y serán precisamente todos estos intangibles los que sostendrán tu empresa en el futuro. La diferenciación, el aprendizaje continuo, la comunicación interna, la capacidad de adaptación y la visión de negocio son una serie de valores que no nos ofrecen un retorno de la inversión inmediato, pero que a la larga formarán la identidad y medirán la posición de nuestra empresa en el mercado.

A partir de ahora, trataré de recomendar entonces la lectura de esta obra a todos aquellos que estén demasiado “ocupados” por lo urgente y estén un poco miopes a la hora de ver lo importante 🙂

“A los mayores les gustan las cifras. Cuando se les habla de un nuevo amigo, jamás preguntan sobre lo esencial del mismo. Nunca se les ocurre preguntar: ¿Qué tono tiene su voz?, ¿Qué juegos prefiere?, ¿Le gusta coleccionar mariposas?… Pero en cambio preguntan: ¿Qué edad tiene?, ¿Cuántos hermanos?, ¿Cuánto pesa?, ¿Cuánto gana su padre?… Solamente con estos detalles creen conocerle”.

– Antoine de Saint-Exupéry

Comentarios: 5

  • Gigis
    9 julio, 2014 11:07 pm

    Lindo! Y muy cierto

  • Ana
    10 julio, 2014 5:20 pm

    Muy interesante y motivadora reflexión. Creo que voy a releer el Principito y a pensar cómo puedo aprender a innovar. Seguramente necesitaré ayuda.
    Gracias

  • Industriapolo
    10 julio, 2014 7:19 pm

    Muy buen símil entre el libro y la realidad del mercado: Inmediatez y resultados vs. perspectiva y creatividad.

  • Genia Ávila
    23 julio, 2014 1:35 am

    La creatividad siempre ayuda a hacer personas valiosas y originales. ¡Felicidades!
    Tus comentarios me sorprendieron mucho. Esa forma de pensar la deberíamos aplicar siempre en nuestras vidas.

Queremos saber tu opinión